Apaga y Vámonos 1 – 6 Jaén Paraíso Interior FS

El Jaén Paraíso Interior FS visitó el pueblo de Boyis, Doña Mencía, donde disputó un encuentro benéfico ante el equipo local, el Apaga y Vámonos, para la recaudación de fondos para la investigación de la enfermedad ELA. Además antes de que comenzase el encuentro, el cinco de los amarillos recibiño el homenaje de los paisanos.

destacada doña mencía

Hubo igualdad máxima en los primeros minutos y el Apaga y Vámonos demostró el por qué es uno de los pesos pesados en su grupo de la Tercera División. Pese al ímpetu de los locales, el dominio fue claramente amarillo en los primeros compases y solamente el larguero impidió que Murga abriese el marcador con disparo a bocajarro que no volcó la portería hacia atrás de milagro.

Pero la alegría de los mencianos acabaría en el minuto quince de encuentro, cuando Buendía logró ubicar junto a la cepa del poste un balón que se convirtió en el cero a uno. No influyó el gol en la intensidad e igualdad vistas sobre la goma del Julio Priego en el que las ocasiones amarillas se sucedían sin encontrar el acierto necesario para aumentar su ventaja.

Si que lo hizo Eloy con un obús que quitó las telarañas a la escuadra derecha de la portería cordobesa. Pero también ellos tuvieron las suyas y Cabezón tuvo que lucirse sobre la bocina del primer tiempo para que no llegase el primero de los verdiblancos.

La segunda mitad empezó con los mismo síntomas que la primera. Igualdad imperante y ocasiones visitantes sin éxitos. Se perdieron antes el respeto en este segundo acto en el que Dani Rodríguez volvió a sorprender usando el portero-jugador como un elemento más de su pizarra. Eloy Rojas fue quien hizo el tercero de los suyos rematando una jugada en el segundo palo y a punto estuvo de hacer el cuarto pero esta vez su envío se fue largo.

Recortó distancias Juan Córdoba en favor de los cordobeses convirtiendo a placer ya sin Dani Cabezón en la portería, pero este tanto solo encendió más si cabía las ganas de los jaeneros. Le funcionó a Dani Rodríguez el experimento de portero-jugador con Campoy como protagonista y Dani Martín hizo el cuarto aprovechando dicha circunstancia.

Buendía hizo la manita con un latigazo de su “menos buena” y sería él mismo quien culminaría en gol un contragolpe que montó Boyis por la derecha. Ese sería el tanto que cerrase el set con el que terminaría el partido.