Jaén Paraíso Interior FS 4 – 0 UMA Antequera

La victoria contundente de nuestro equipo ante los malagueños sirvió como colofón a un 2018 de éxitos tanto deportivos como sociales para el Jaén Paraíso Interior FS.

La primera parte fue un regalo de Reyes anticipado para la Marea Amarilla. Tuvieron los primeros 20 minutos la intensidad de un partido grande y las ganas de ambos equipos de buscar portería rival con frecuencia. Se convirtió esto en un intercambio de golpes en el que nosotros sacudimos primero. Rafa López encontró a Alan Brandi en posición de pívot y este se la cedió a Mauricio que con la primera la reventó desde la frontal para hacer el primero.

Tuvo Espíndola que aguantar esa ventaja desviando un balón de Luis García que acabó estrellándose en el poste pero a maderas también ganó el Jaén Paraíso Interior FS en el primer tiempo y es que tanto Dani Martín como Alan Brandi estuvieron a punto de hacer el segundo pero el cuero acabó en ambas ocasiones repelido por los postes. El dominio jienense fue a más y Gonzalo se convirtió en el mejor jugador de su equipo, deteniendo varios manos a manos que habría hecho que los amarillos se escapasen en el marcador.

Aún así no puedo evitar que Carlitos hiciese su aparición estelar. Consiguió el gaditano un hat-trick impecable en el primer tiempo gracias a dos jugadas ensayadas ya un doble penalti. En las tres ocasiones resolvió el gaditano con maestría llevándose la ovación del partido y demostrando que este año ha recuperado su mejor nivel. Incluso pudo anotar uno más, pero Gonzalo desvió lo justo su balón picado en un mano a mano.

Por desgracia la segunda mitad no tuvo la misma vistosidad que la primera. Fue tal el dominio del cuadro amarillo que los minutos transcurrieron con la grada atestada de la Salobreja divirtiéndose en su animación y con las ocasiones que iban llegando una tras otra y siempre a favor de Jaén. Giasson se encontró con el larguero en un disparo desde la frontal y Víctor Montes también hizo restallar la madera de la portería de Gonzalo.

Moli decidió gastar su última bala sacando el portero-jugador a falta de seis minutos pero ni a su equipo le quedaban ganas de luchar por un partido que ya estaba perdido ni Jaén iba a dejar escapar tres puntos que han acabado siendo el broche de oro a un 2018 inolvidable.