Levante Futsal 3 –  4 Jaén Paraíso Interior FS

Jorge Ramírez

Victoria de esas que saben especial para un Jaén Paraíso Interior FS que se la mereció por su partido hecho en el Cabanyal. A falta de 22 segundos Mauricio decidió el encuentro en un final épico para los amarillos.

El comienzo fue amarillo. La intensidad fue clave desde los primeros minutos y el Jaén Paraíso Interior FS salió enchufado desde el vestuario. Fruto de ese buen arranque llegaron las primeras ocasiones de peligro. Burrito lo intentó primero con una vaselina que se le marchó alta y después con una volea que consiguió bloquear Prieto. Chino también se encontró con el portero madrileño con un disparo que le salió centrado y, cuando mejor pintaba la cosa para los jienenses, Pedro Toro desde la banda se sacó de la chistera un zapatazo que entró en la portería de Dídac tras rebotar en el poste.

No tardó mucho en imponerse una lógica que decía que el Jaén Paraíso Interior FS estaba mereciendo más. Se marchó Wendell de su par por la izquierda y con la zurda puso un potentísimo centro al área, al hogar de Alan Brandi, quien con la testa la mandó al fondo de las redes de Prieto devolviendo las tablas al marcador. Ese tanto ratificó que los planes de Dani Rodríguez estaban saliendo bien. Se calmó el ritmo y, salvo un pie prodigioso de Dídac para desviar un tiro raso, las ocasiones eran amarillas.

Jugó el tiempo en contra de los jienenses ya que, conforme se acercaba el término de la primera parte, el juego iba cayendo a su favor. Alan volvió a tenerla en la cabeza, esta a vez tras una jugada con Carlitos, para hacer el segundo, pero el balón se estrelló en el poste. Se acabó así la primera mitad, pero la segunda tenía mucho más espectáculo reservado.

Comenzó esta con un auténtico golazo de Burrito. Sacó rápido Dídac para el malagueño y este, tras controlar con el pecho, se sacó de la chistera un autopase dentro del área, para acabar definiendo con la portería vacía. Se calentó el partido con  un ambiente muy hostil para los amarillos pero no solo resistieron estos sino que tuvieron ocasiones como para haber aumentado su ventaja. Habría sido así de no ser porque Prieto sacó su lado superheroe salvando a los suyos: primero con reflejos felinos para evitar que entrase la vaselina de Carlitos y luego achicando bien en un mano a mano con Boyis.

Pero en cuestión de porteros Jaén demostró que tiene a uno de los mejores del mundo bajo palos. Dídac Plana cuajó una nueva actuación soberbia coronada con un gol. Paró el catalán la falta al borde del área de Pedro Toro y enganchó de volea el rechace, cogiendo adelantado a Prieto y haciendo el tercero.

A partir de ahí el partido se volvería una locura. Amarillas para todos, quinta falta de Jaén y unos árbitros que no estuvieron a la altura del partido. Le regalaron un doble penalti a los locales por una supuesta falta de Alan, que no fue en absoluto, y Buendía recortó distancias en el marcador. Las podía haber vuelto a ampliar Carlitos gracias a un penalti que concedieron los trencillas por mano de un granota pero Prieto detuvo el disparo del gaditano.

Las manos fueron protagonistas y es que una de Burrito provocó el segundo doble penalti favorable a los de David Madrid y Buendía volvía a anotar para poner el tres a tres en el luminoso. Supo Jaén, tras ese tanto, echar el freno al partido que no iba por los derroteros que le interesaban y logró que las ocasiones volviesen a ser suyas. Mauricio tuvo una buenísima definiendo por debajo del portero pero el poste no quiso que ese balón acabase siendo el cuarto gol amarillo. Estaba caprichosa la madera que, esta vez el larguero, evitó poco después que entrase el envío de Burrito.

No estaba siendo justo el fútbol sala con el Jaén Paraíso Interior FS pero le tenía reservado al conjunto amarillo un nuevo final memorable. Parecía pintar mal la cosa cuando Dídac se enfrentaba a un nuevo doble penalti (regalado por la pareja arbitral) pero esta vez si detuvo el portero catalán. Sacó el portero-jugador el cuadro valenciano pero apenas tuvo tiempo para usarlo porque la posesión fue para los de Dani Rodríguez y con ellas ganaron el partido.

Se sacó bien la pelota en largo para Chino y este, desde la izquierda, la pegó fuerte al segundo palo donde entró como un avión Mauricio para hacer el tanto de una victoria épica e importantísima.