Aspil Vidal Ribera Navarra 3-1 Jaén Paraíso Interior FS

El encuentro salió táctico y con dos equipos dispuestos a dificultar la salida de balón de su adversario. Si en los primeros compases los tudelanos intentaban que los jienenses nos fuesen capaces de elaborar su juego, contrarrestaron estos con robos rápidos y largas jugadas con las que consiguieron imponer el ritmo que les interesó en el choque.

Las ocasiones brillaron por su ausencia en la primera mitad y precisamente la efectividad en las pocas que hubo marcó el devenir de los primeros 20 minutos. La primera de la que dispuso el cuadro jienense fue para adentro. Mauricinho encontró un hueco por el centro para disparar y el esférico, tras tocar en un adversario, acabó dentro de la portería defendida por Molina.

Tras el tanto llegaron los mejores minutos de los amarillos que trataron de calmar el impresionante ambiente del Ciudad de Tudela con posesiones largas y un control del tempo del partido que fue absoluto hasta prácticamente el final del primer acto. Aun el esférico se tiñó de amarillo pero el peligro claro no acababa llegando y los pupilos de Dani Rodríguez se dispusieron a buscarlo con disparos lejanos al que faltó una pizca de precisión para acabar determinando plenamente el marcador.

Se llegó con la mínima ventaja a favor de los jienenses al descanso y tras este la efectivdad fue la que determinó el destino de los puntos. El Jaén Paraíso Interior FS comenzó con las mismas sensaciones que había demostrado en el primer tiempo. la presión alta seguía siendo fructífera y de la misma surgió un balón con el que Campoy se quedó solo ante Molina. No consiguió definir el catalán y si que lo hicieron justo después los navarros.

Fue Luisma el que asestó dos golpes prácticamente consecutivos, aprovechando dos ocasiones en las que el balón acabó siendo favorable a los naranjas en las inmediaciones del área de Dídac. El portero catalán apareció justo después para mantener a los nuestros en el choque y estos se volcaron para tratar de darle la vuelta a un luminoso que, de buenas a primeras, se había puesto en contra. El juego con el pivot fue el más efectivo en los mejores minutos de los jaeneros en el segundo tiempo.

Solano y Mauricinho tuvieron sus ocasiones y Boyis tampoco acertó con la zurda en un balón que quedó huérfano en la frontal del área. Los minutos volaron en el electrónico y por mucho que los de Dani Rodríguez percutían la defensa férra de los de Pato, estos no cedían. Sacó portero-jugador Jaén pero ni con esa estrategia acabó llegando el peligro necesario para volver a empatar un partido que acabaría sentenciando, a escasos segundos del final, Javier Mínguez en el único doble penalti que hubo en el encuentro.