Villanueva FS 2 – 10 Jaén Paraíso Interior FS

destacada villanueva

El Jaén Paraíso Interior FS visitó Villanueva de la Reina en su afán de promoción de la provincia. Allí los de Dani Rodríguez vencieron por dos a diez en un encuentro en el que el resultado fue lo de menos. Se divirtió el público y disfrutaron los jugadores locales de la oportunidad de jugar ante un equipo de Primera División.

Salió bravo el conjunto local. Prácticamente en la primera jugada del partido, Dani Suárez consiguió levantar a la abarrotada grada del municipal de Villanueva que festejó al unísono el primer tanto de los suyos. Y no acabó ahí la sorpresa ya que, aunque los jienenses ya se habían hecho completamente con la riendas del choque, Fernando Navarro logró culminar un contragolpe y hacer el segundo para su equipo.

Este segundo gol hizo que se intensificase el asedio visitante y a los pocos minutos el Villanueva ya vivía en área propia. Eloy estrelló el balón en la madera pero Murga no perdonó, empujando un balón rebotado con la testa y recortando distancias en el luminoso. Cuco, que ya había avisado en un par de ocasiones, fue el que logró con la zurda el tanto del empate y Carlos Muñoz tocó sutilmente un balón raso para culminar la remontada y hacer que el choque se fuese al descanso con un dos a tres.

Tras el descanso, el equipo capitalino no se mostró dispuesto a verse sorprendido de nuevo y de esa actitud nació el cuarto tanto de Dani Martín, que remató solo en el segundo palo una bonita jugada colectiva. El salmantino protagonizó varias acciones consecutivas pero la buena actuación del guardameta Tomás evitó un resultado más abultado.

equipoenvillanuea

Se calmó el ritmo del partido tras el cuarto pero las rotaciones volvieron a subir la intensidad y Murga repitió como goleador para hacer la manita. Carlos Muñoz también comprobó la solidez del poste en una jugada de estrategia y Cuco volvió a ver portería con una preciosa vaselina que sorprendió al cancerbero local. El séptimo lo hizo Boyis también con un balón picado y, en el Villanueva, las fuerzas para montar los contragolpes eran cada vez más escasas. Buendía puso su rúbrica en el partido con el noveno tanto de los suyos mientras que el décimo fue obra de Campoy.